Anti-Moda

Cuando escucho algunas bloggers hablando que para ellas la Moda es personalidad a la hora de vestirse, y luego veo que un día publican una foto con un look Grunge y al día siguiente se visten de rollo Sweet, me pregunto ¿qué personalidad tienen ellas? ¿Será que saben lo que dicen?...




Anna Wintour, editora de Vogue y la mujer más poderosa del fashion world, lleva 40 años con el mismo peinado por una razón muy sencilla: Personalidad. La Moda sirve para transmitir el mensaje de lo que uno es y en lo que quiere convertirse. Si uno está constantemente cambiando de estilo, probablemente es porque todavía no tiene una personalidad definida ni sabe lo que está haciendo en este mundo.



La velocidad con que todo se masifica hoy y se desecha al instante, ha hecho con que la Moda esté pasada de moda. Todo es superfluo y la Moda ha dejado de ser un espacio de reivindicación para ser un Lifestyle de mentiras. Millones de niñas publican miles de fotos en cada momento, con ansia de hacerse famosas sin talento ni esfuerzo. Hay desfiles de Moda y concursos de belleza en cada pueblo vendiendo ilusiones. E internet está llena de paja...  



Esta pérdida de sentido de estilo es lo que ha dado sentido a lo que se llama la Anti-Moda.
Cuando entre los años 60 y los 90 aparecieron todas las contraculturas y movimientos antisistema (como el Punk, Hippy, y más tarde el Grunge) esos grupos "marginales" ayudaron la sociedad a cambiar y a eliminar el rechazo social que había contra todo lo que era "diferente". 

Como el estilo suele ser el reflejo más inmediato de la vanguardia social, esos movimientos contracorriente enseguida se volvieron en lo que se llama hoy la Anti-Moda. Sus seguidores usaban la Anti-Moda y sus contraculturas como maneras de subversión y rechazo de un sistema del cual no se sentían parte.

Punk de los años 70


Pero ahora mismo, fruto de la falta de personalidad crónica y poca creatividad que asola la Moda mainstream, las "grandes" casas de Moda y marcas de ropa internacionales han empezado a convertir los movimientos Anti-Moda en tendencias de Moda, confundiendo y convenciéndonos de que todo vale.

Colección Punk de Moda Operandi

Hoy en día, como estamos inmersos en una cultura de falsas aparencias, ya a casi nadie le importan los valores de un estilo. Cuando se habla de seguidores, ya no estamos hablando de grupos reivindicativos sino de seguidores virtuales que complacen por su cantidad - importando un bledo sus opiniones, gustos o incluso si son reales, ya que casi todas las bloggers usan apps para aumentar en miles sus "likes"y "followers", convenciendo así a los demás de que son unas "influencers" cuando en realidad no tienen cualquier impacto...




¿Pero entonces en donde están los limites de la Moda actualmente? 
Ya cualquiera sabe hacer 4 trazos mal pintados para autollamarse diseñadora; ya cualquiera se hincha de "likes" y se hace pseudo famoso en internet; ya cualquier marca de ropa fabrica en talleres del tercer mundo camisetas por 20 centimos para venderlas a 3 euros; ya cualquier tienda compra sus prendas en Aliexpress y se pone el rótulo de "única", gastando todo el sentido de ese adjetivo - y como tal la sociedad ya no valora ninguno de estos hechos.

Pues no hay mal que por bien no venga. Ha llegado la hora en que toca mojarse para alcanzar el éxito, para salir de los parámetros y límites de la Moda actual - es decir, para seguir creando Anti-Moda, o Moda vanguardista.
Las distorsiones que ha provocado la Moda actual, han abierto camino a lo que se llama la Moda Positiva - que engloba no solo la Moda Sostenible, Slow Fashion, o Moda Ética, sino también cualquier sistema innovador en la industria textil que tenga un impacto positivo en el mundo - y el potencial de recorrido que tienen las nuevas ideas es inmenso y cambiarán el funcionamiento del mundo durante la próxima década.

Look LORENAPANEA O/I 2015-2016, Made in Spain, Foto en Extremadura


Yo como diseñadora que defiende una Moda Positiva, he tenido que enfrentar la resistencia y rechazo que siente cualquier diseñador rompedor cuando intenta cambiar un sistema preestablecido y que las masas dan por adquirido.
La mayoría de la gente desconoce que una simple camiseta de algodón necesita 8 metros cuadrados de terreno con pesticidas, 200 litros de agua llena de químicos para teñir o tratar el acabado de tejido y como mínimo una persona para confeccionarla (aún no es posible hacerlo solo con máquinas).
Por todo ello, esa misma camiseta no puede costar 3 euros en una tienda, ni mucho menos 20 céntimos en los países productores - por la misma razón que ya no se puede fabricar un coche que no tenga filtros para reducir su contaminación atmosférica; ni tampoco se pueden derramar aguas residuales en los ríos que aportan el agua que bebemos; ni tampoco se pueden volver a construir centrales eléctricas de carbón o energía nuclear que contaminan el aire que respiramos y los recursos que usamos; ni tampoco se permite la esclavitud que fue abolida con gran resistencia por parte de muchos lobbies de la agricultura - En todos estos casos, los opositores argumentaron que la ecología haría con que los consumidores pagasen más por los productos y eso retrasaría el desarrollo económico, lo que obviamente se reveló falso. Los coches cuestan tanto o menos que hace 10 años, las fábricas y los ayuntamientos aprendieron a tratar sus residuos de forma eficiente, las energías renovables ya son más baratas que el petroleo, la agricultura se modernizó con máquinas, sin volver a esclavizar a seres humanos y en los últimos 100 años la economía creció como nunca había crecido en toda la Historia de la Humanidad. A esto se llama desarrollo.

Y lo mismo empieza a ocurrir con la Moda. Los diseñadores vanguardistas, los principales trend setters, o los cool-hunters, ya convergen todos hacia los diferentes modelos de Moda Positiva que van aflorando. Estas nuevas corrientes son la Anti-Moda actual y el futuro de la Moda mainstream.





De hecho, estas tendencias empiezan a ser tan evidentes que marcas tan convencionales como Zara o H&M ya empiezan a introducir líneas sostenibles, iniciativas que desde luego aplaudo pero a las que aun les queda mucho recorrido para convertir esa fachada y reclamos en resultados con un impacto consistente a nivel global, no solo ambiental sino también a nivel humano.

Noticia sobre línea sostenible de Zara
http://www.trendencias.com/noticias-de-la-industria/zara-se-suma-a-la-moda-sostenible-con-su-nueva-linea-join-life

Noticia sobre postura sostenible de H&M
http://www.marketingdirecto.com/anunciantes-general/anunciantes/hm-exponente-de-la-moda-sostenible-y-etica-o-simple-fachada/

Pero claro, todo ello se acelerará si cada uno de nosotros, con nuestro consumo, les indicamos a esas mega cadenas que ese es el camino que queremos que tomen.
Obviamente, una camiseta básica de la línea Join Life de Zara ya cuesta 10-15 euros, en vez de los 3 o 5 euros que costaría empleando algodón contaminado. Y aquí es cuando cada una de nosotras tiene que decidir si quiere comprar 30 camisetas al año o si puede vivir bien con 10 camisetas sostenibles. Siguiendo los principales blogs a nivel mundial y los grandes cool-hunters internacionales, la tendencia está en la segunda opción, ya sea buscando productos de Comercio Justo, Moda Sostenible o simplemente optando por reciclaje o prendas vintage, una moda que ya se ha convertido en estándar en nuestros armarios - no solo en ciudades vanguardistas como Barcelona, Londres o NYC sino incluso en mi Extremadura.






Pues con todo esto os acabo de desvelar el Futuro, una ola que ya difícilmente se frenará. Ahora os cabe a cada una de vosotras decidir en donde se quiere posicionar.
Pero recordad: la Moda es Personalidad y la Personalidad es Coherencia, así que sed coherentes con vuestros valores, con vuestro comportamiento y consecuentemente con vuestro consumo.
Y si realmente la Moda es una de vuestras pasiones y algo a que os dedicáis u os gustaría dedicar, una cosa os puedo asegurar: si no vais en la línea de lo que hoy es la Anti-Moda, corréis el riesgo de quedaros rezagadas.
LORENAPANEA    




No hay comentarios:

Publicar un comentario