Premios Nacionales a Nuevos Diseñadores: mi visión de la Moda Española


Durante su última visita a Madrid, la mujer más poderosa e influyente de la Moda contemporánea dijo que ve a los diseñadores españoles inexpertos en el negocio, perdidos a la hora de darse a conocer y desamparados por las instituciones que deberían apoyarles.
Esas palabras de Anna Wintour resumen a la perfección lo que he podido observar durante mi participación en los Premios Nacionales a Nuevos Diseñadores 2016, el pasado 28 de Enero en el Museo del Traje de Madrid.

Con la modelo madrileña Marilena (izquierda) y la blogger extremeña Patty Gruart (derecha).

Estos premios son organizados por la Asociación Nacional de Jóvenes y Nuevos Diseñadores (ANDE) con el objetivo de dar a conocer el talento del diseño nacional y crear una ventana de oportunidad para diseñadores nouvelles como yo, una oportunidad inexistente en cualquier otro ámbito a nivel nacional. El jurado estaba constituido por algunas personalidades relevantes de la moda nacional - Paquita Torres (Miss España y Miss Europa en los años 60), Teria Yabar (diseñadora de moda con red de tiendas), Maria Lafuenta (diseñadora constante en la Madrid Fashion Week), Jesús Reyes (el polémico estilista de Telecinco), entre muchos otros - y presidido por el gran diseñador Elio Berhanyer (decano de los diseñadores españoles en activo y en su día invitado a liderar la casa Dior en Paris). ANDE está también presidida por un ejemplo de mujer a quién personalmente admiro: Laura Victoria, una de las primeras y más afamadas modelos negras en desfilar en las principales pasarelas internacionales y una verdadera activista y defensora de la moda española y de los derechos de las mujeres.


Una asociación con excelentes intenciones a la hora de apoyar a los diseñadores, compuesta por algunas de las principales figuras de la moda española pero igual de perdida que la Madrid Fashion Week y que los diseñadores que luchan estoicamente por hacerse hueco en este mercado. 
El detalle está en que este mundo cambió radicalmente: Cibeles ya no vende y sus diseñadores se intentan volver comerciales de forma desesperada y estéril; los clientes están cansados de rebajas y ya no responden a ofertas; las tiendas de prêt-a-porter caen en la tentación de comprar lo más barato posible en Aliexpress o en los mismos polígonos chinos, terminando todas vendiendo las mismas prendas y llegando cada vez menos a lo que buscan las clientas. 

Como finalista en estos premios, conociendo el panorama actual y manteniéndome fiel a mis principios rompedores, he intentado innovar algo en la Moda nacional y como tal aposté por unos looks de una forma poco vista tanto en pasarela como en tiendas a pie de calle, pero con unas funcionalidades que no pueden ser más pertinentes.


Tomé como base las necesidades reales de mujeres como vosotras cuando os vais a comprar un vestido de fiesta y novia y tuve en cuenta la situación económica de la clase media española. 
Si tenéis entre 30-40 años, seguramente os pueden tocar 2, 3 o más bodas en un mismo año y seguramente no os parece prioritario tener que comprar vestidos diferentes y que solo vais a usar una única vez. 

Como solución, he aportado un conjunto de vestidos convertibles, que se transforman en prendas distintas y adaptables a momentos cotidianos: vestidos largos que se convierten en cortos; vestidos de noche que, a través de un sistema de cremallera, puedes reconvertir en blusas casuales; o incluso (y he de confesar que es una idea que me encanta) vestidos de novia separables, para poder reutilizarlos parcialmente en cualquier otra ocasión desde una comunión, bautizo, boda o incluso para una cena de fin de semana con la ilusión de volver a usar esa prenda tan especial que representa parte de tu historia.
Vestido de gala de influencia oriental , con falda desmontable y convertible en mono.

Vestido camisero con estampado impresionista, convertible a través de una cremallera en falda larga y crop top.

Vestido de novia, con juego de transparencias y bordado a mano, convertible en varios looks tanto para diferentes momentos de la boda o reutilizar partes del vestido en tu vida cotidiana.
Perspectiva del desfile

Momento final con vestido de novia LORENAPANEA con espalda de origami y capa multiposición.

He sorprendido a los asistentes y varias personas se me acercaron diciendo que apostaban por mí como ganadora, aunque he de referir que otros jóvenes participantes me sorprendieron de forma muy positiva, como por ejemplo la firma Adolé o el diseñador Diego de la Ó.

Con editores de la revista Elegance, explicando la colección Transición.

Con las bloggers madrileñas Lourdes de DonattaFashion y Marta de MyTrendySins y la modelo Marilena.

Al final el jurado no me seleccionó como ganadora del certamen pero salí contenta del Museo del Traje y con la sensación de haber creado Moda.  
Ganó Susana Navarro con vestidos de corte tradicional, mucha calidad y complementados por accesorios de la mismísima diseñadora Teria Yabar, que era parte del jurado y como tal añadió un punto de polémica a los premios.

Polémicas a parte, al final los looks ganadores eran bonitos, muy bien confeccionados y podían haber sido creados por cualquiera de los diseñadores que componían el jurado.
Sin embargo, la Moda es hermana de la Sociología y prima de la Economía. Esto implica que, con todos los cambios que están mutando la sociedad actual, la "casta de la Moda española" que sigue agarrada a sus tradiciones y a quién Anna Wintour llamó de "perdidos", ya debería haber aprendido que la forma como hicieron Moda en los últimos 50 años ya no será la forma como se hará Moda en los próximos 50.

LORENAPANEA

No hay comentarios:

Publicar un comentario