La muerte del Tocado Plato


Coco Chanel vaticinó que los despampanantes sombreros estaban a punto de volverse absurdos cuando ya era imposible darles más volumen y llenarlos de más adornos. Os estoy hablando de finales del siglo XIX pero se podría aplicar esta misma frase a los días de hoy.


Después de una Era en que las mujeres han llevado vestidos sencillos hasta aburrir, complementados con gigantescas parabólicas muchas veces decoradas con plumas que más recuerdan a un pájaro loco, finalmente la Moda vuelve a su equilibrio, el vestido vuelve a ser la pieza central del look y los complementos empiezan a ser elegidos acordes, en vez de querer ser una María Antonieta cateta.


No digo con esto que ya no se deba llevar tocado. Claro que un tocado de calidad y correctamente pensado para el vestido puede y debe añadir clase, aunque cada vez menos es una necesidad tenerlo.

En las bodas de Madrid para arriba prácticamente nadie usa tocado, aunque sí se ven algunos elegantes looks con diademas, coronas o discretos adornos que añaden un plus al look en vez de destrozarlo completamente. Lo he visto una infinidad de veces: mujeres espectaculares llevando un vestidazo y luego estropean todo el look con un ridículo tocado (normalmente platos retorcidos a más no poder) que más bien las hace parecer como alguien que se ha refugiado en un nido de pájaros gigante ante una tormenta inminente.


Pero afortunadamente el reinado del mal gusto y del tocado plato, así como otras aberraciones, está llegando a su fin. Cada vez más se dejará de usar la cabeza como una maceta de plantas carnívoras después de comerse un par de aves raras y se volverá a adornarla acorde a la persona y haciendo resaltar la personalidad de cada mujer (y con detalles cada vez más originales).  

De forma a explicarme mejor, os dejo con algunos consejos prácticos y fotos de ejemplo para que no os equivoquéis a la hora de elegir vuestro tocado

1. La que tiene que brillar con luz propia eres tú, por lo tanto no dejes que ni tu vestido ni el tamaño de tu tocado vayan por delante de tu propia personalidad. Tienes que ser una mujer con un vestido y no un vestido con un mujer dentro.

Tocado de Luís Benitez

2. Elige un tocado que sea fácil de llevar y cómodo. Vas a estar todo un día con él, por lo tanto no deberías darte cuenta ni de que lo llevas puesto.


3. Cuidado con la combinación de colores. No voy a perder el tiempo en deciros chorradas como tal color no debe ir con el otro (porque no existen reglas, sino clase y buen gusto). Simplemente, tened cuidado con que pegue y quede bien con el resto del look. Es una cuestión que puede restar elegancia al conjunto.


4.Por último, y como consejo personal, sed originales. Atreveros con tocados diferentes, con significado y que no sean los típicos armatostes vistos por todas partes. El estilo vintage en bodas está muerto. Entramos en una época de personalidad (algo parecido a lo que pasó en los años 80) y las mujeres modernas deben destacar por romper con los dogmas o por mantener una elegancia romántica y bohemia. 

Tocado de novia realizado con cera de manera artesanal por Luis Benitez, colaborador con LORENAPANEA




LORENAPANEA



No hay comentarios:

Publicar un comentario