Lo que el precio nos dice a las mujeres


Una de las cosas que más me gusta de la Moda es su íntima relación con el comportamiento humano: Dime lo que vistes y te diré quién eres.
Una de las principales variables qué cada mujer considera a la hora de decantarse, o no, por una prenda es su precio.

¿Es un chollo?
¿Muy extravagante?
Si es tan barato, ¿sentará bien?
¿Le daré uso para amortizar el dinero que invierto en él?

La pequeña etiquetita con el precio de una prenda transmite miles de sensaciones a las mujeres a la hora de comprar y suele ser el principal elemento que las mujeres miran para juzgar el valor de la prenda.


De acuerdo con estudios realizados por Cotton Incorporated (el lobby de los productores de algodón en EEUU), durante los últimos años el precio ha sido la principal motivación para las mujeres a la hora de comprar. ¡Pero no necesariamente en los casos en que la prenda es barata!

Según Kimberly Canzani (directora de marketing del mítico Manhattan Mall de NY) el coste de la prenda, y no necesariamente su valor, entra en escena en la percepción de valor que las mujeres atribuyen a determinada prenda y en la evaluación de si esa prenda encaja en su estilo de vida. También lo dice Milton Pedraza (CEO del Luxury Institute, una institución que estudia los multimillonarios de EEUU), indicando que el precio comunica valor y que uno como consumidor quiere comprar aquello que percibimos como especial y como tal el precio nos puede dar una indicación de ello.

Sin embargo, aunque esta relación de Precio-Valor se aplique desde siempre, con los cambios que han ocurrido en la sociedad durante la última década, las mujeres han cambiado su comportamiento. Subió la exigencia con los productos, todos nos pensamos mucho más cada compra y la experiencia de retail ya va mucho más allá del producto que adquirimos.


Por esa razón, tiendas como Pronovias o Rosa Clarà (en el segmento de vestidos de novia y fiesta), y Zara, Stradivarius o Mango (en el segmento de ropa casual) invierten hoy millones en megatiendas o flagship stores, en las principales localizaciones comerciales. Esto porque todas ellas producen a un coste ridículamente bajo en países de manos de obra barata, pero sus espectaculares espacios comerciales en los países desarrollados les permiten vender dichas prendas 10 y 20 veces más caras que su coste de producción. Todo ello porque dan una percepción de valor muy superior - Imaginaros que un vestido de novia que se vende por 1200 en una fantástica tienda en las principales ciudades españolas haya sido producido por menos de 50 euros y en grandes cantidades. Al final no es tan especial como parece, pero hay que pagar el coste de esas megatiendas y obviamente lo paga el cliente final.

¿Y qué opinan y cómo se comportan las mujeres en medio de todo esto? ¿Pagar más por mejor calidad o sacrificar la calidad para ahorrarse unos euros?
No podían estar más divididas. Según Cotton Incorporated, 51% de las estadounidenses prefiere calidad, mientras que el 45% prefiere menos calidad a cambio de menos precio (el restante 4% no sabe o no contesta), aunque solo un 20% de las mujeres define a las cadenas low cost como sus principales marcas de ropa.


Sobre las rebajas, tanto ACOTEX (Organización Española del Comercio Textil) como Cotton Incorporated confirman que 2 de cada 3 mujeres compran en esos períodos del año, aunque no necesariamente llenen sus armarios de prendas rebajadas. A menudo las mujeres valoran más como sienta una prenda, si les hace parecer más jóvenes, delgadas y sexys, por lo que cuando lo encuentran en una prenda entonces significa que han encontrado la mejor combinación de valor y como tal el precio en la etiqueta es un hecho que cuenta poco.

La conclusión es: independientemente de en donde compren (ya sea en marcas Premium, de diseñadora o en tiendas low cost), todas las mujeres quieren hacer una compra inteligente y el precio obviamente ayuda a determinar la forma en como una mujer se siente con una prenda, pero la decisión final está en el corazón de cada una de nosotras.
Pronovias e Inditex ya lo saben y por eso son expertas en apelar a vuestros sentimientos, así como en generar el impulso a comprarles. A esas marcas ya solo queda ser un poco más sinceras con vosotras y hacer un esfuerzo para daros realmente prendas especiales.

LORENAPANEA






3 comentarios:

  1. Cada dia me gustas más!!!!y gracias a personas como tu consigo ser una blogguer y compradora mas responsable y no solo en la ropa, tambien en.cosmetica ,alimentacion.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Nuria, la verdad es que viniendo de ti que sé como eres, significan mucho 😊 me alegro de que hayas entendido que existe una forma de consumir diferente a la que nos quieren imponer. Solo hay que tener cabeza para verlo jeje.

      Eliminar
  2. Yo estoy dividida, unas veces me centro en el low cost y otras me gasto más. Pero sí me gusta que tengan cierta calidad, en eso sí que me fijo bastante y, dentro de la ropa barata, no compro cualquier cosa. Besos!
    www.modaenprovincias.blogspot.com

    ResponderEliminar