Lo que nadie os cuenta sobre la moda


La verdadera Madrid Fashion Week está en Fuenlabrada

Ahora que se aproxima la glamurosa Mercedes Benz – Fashion Week Madrid, escucharemos en la tele y en los periódicos grandes chorradas como “la moda española está fuerte”, “el Made in Spain es sello de calidad”, “la gente prefiere Made in Spain”, blablabla…


 Nada tan lejos de la realidad… Cualquiera que haya ido asiduamente a la semana de la moda madrileña, o simplemente acompañe las noticias, sabe que el número de visitantes de la feria textil ha caído a la mitad y las ventas de los puestos a mucho menos. Vamos, que hasta la organización del IFEMA ha tenido que juntar la feria textil con la de calzado y de complementos, para evitar que se notara aún más…


Os voy a decir lo que ya toda la gente sabe pero nadie parece saberlo: entre el 95% y el 100% de la ropa que tenéis en vuestro armario es Made in China, Made in Bangladesh o Made in algún de estos países exóticos en los que hasta hace muy poco han habido polémicas con violaciones de derechos humanos, explotación infantil o algún accidente que ha matado a decenas de trabajadores por falta de seguridad en el trabajo...
No solo me refiero a las prendas que compráis en las grandes cadenas o de marcas globales, como Zara, Mango, Pronovias, etc. La ropa que compráis en las tiendas de barrio de toda la vida es también importada de estos países.

¡¿No os habéis dado cuenta que ahora el mismo vestido se encuentra en 3 o 4 tiendas en la misma zona?! ¿O no os ha pasado haber comprado un vestido tan mono en la tienda tan cuki que os encanta y luego ver uno igual en una tienda de los chinos, a mitad de precio?

La razón por la que pasa esto es muy sencilla: si vais por Fuenlabrada, hay allí polígonos industriales (más grandes que la mayoría de los pueblos españoles), totalmente chinos, a donde TODAS las tiendas españolas van actualmente a comprar la ropa que venden, muchas veces en efectivo y sin factura. Allí podéis encontrar TODA la ropa que vuestra tienda preferida tiene actualmente – tanto las prendas monas que tiene la tienda más de moda del pueblo así como las últimas colecciones de las principales cadenas, porque los mismos talleres que fabrican para estas, también producen unas cuantas más y aprovechan para venderlas en sus naves en Fuenla, 10 veces más baratas.
Además, ya no vale solo con mirar la etiqueta para asegurarse de donde proviene la prenda. De estos mismos polígonos ya empiezan saliendo prendas por ejemplo Made in Italy o Made in France, pero a precios igualmente asiáticos – algo económicamente imposible, ya que un sueldo chino no daría ni para pagar una habitación en ninguna parte de Europa.

¿El truco? Hay dos:

    1) Esclavizando a inmigrantes en Europa en pleno siglo XXI;
2)    Usando medios que nada tienen de ilegal, aunque un poco sucios – por ejemplo hacer la prenda en China, dejar un par de costuras por coser, llevar la prenda a un país europeo, pagar menos aduana porque la prenda “no está terminada y va a generar trabajo a los europeos”, terminar allí las 2 costuras y así ya le pueden poner la etiqueta Made in EU.

¡¿Sorprendidas?! Pero… ¿No conocéis a ninguna costurera que haya perdido el trabajo en los últimos años?
En Extremadura por ejemplo, la región con los costes laborales más bajos de España, cerraron más de 60% de los talleres de confección… Y eso que en la región producían algunas de las marcas más caras del país.
Y no caíais en el error de culpar a la crisis económica, porque las ventas de ropa en España no bajaron más de 20%, durante este período.

Pero dejémonos de populismos. Que no se tomen mis palabras por ningún tipo de racismo o xenofobia hacía los chinos o cualquier otro país, ni es menos fashion llevar prendas hechas en China, ni es necesariamente de peor calidad. He visto ropa china bastante mejor que alguna ropa española (si es que era realmente ropa española…).

Los problemas son otros, menos intuitivos:
1)    probablemente esa prenda tuvo un coste tan barato que la tienda os la está vendiendo 5 o 10 veces más cara que su coste real, lo que es engañaros (por ejemplo es fácil encontrar vestidos de novia AUTÉNTICOS por 300 euros, que en tiendas occidentales cuestan 3000…);
2)    el/la consumidor/a que compra la prenda se debería preguntar si la prenda ha tenido un proceso de producción que respeta los derechos humanos y la seguridad en el trabajo;
3)    el/la consumidor/a que compra la prenda se debería preguntar si al comprar esa prenda está contribuyendo correctamente al desarrollo de los países en donde ha sido producida;
4)     el/la consumidor/a que compra la prenda se debería preguntar si al comprar esa prenda no estamos provocando un efecto negativo en el empleo y economía de muchas zonas de España, como son Extremadura o Galicia.

Para evitar estos problemas, lo que puedes hacer es informarte sobre la marca de la prenda que compras o preguntar directamente a la tienda de donde viene dicha prenda y cómo ha sido producida. Hacer eso, sería hacer del mundo un lugar mejor. Y si no te saben contestar, o no son profesionales o te están ocultando la verdad.

Pero repito, no pasa nada con Made in China ni de cualquier otro país, siempre y cuando esté hecho bajo las reglas del Comercio Justo y vendido a un precio que no engañe las clientas. 

Es solo una cuestión de que, la próxima vez que vayáis a comprar ropa, os preguntéis a vosotras mismas si vuestra “segunda piel” tiene los mismos valores con que os identificáis.









1 comentario:

  1. De un tiempo a esta parte toda la ropa que compro es de la marca El Ganso. Me gusta su estilo desenfadado, y además es mucho más cómodo comprar toda la ropa en la misma tienda. Uno de los motivos que me han llevado a tomar esta decisión es que toda su ropa la fabrican en España, Italia y Portugal, con materias primas de estos países. Al menos, eso es lo que publicitan en los folletos que tienen en las tiendas, y a través de Internet.

    ResponderEliminar